Queridos Políticos Magos

Dic 21 •

• 903 Views • No hay comentarios en Queridos Políticos Magos

A los que leéis este blog desde el Congreso y el Senado quiero dedicaros mi carta a los Queridos Políticos Magos. Y es que hace tiempo que dejé de creer en que los Reyes Magos existen, así que es una buena oportunidad para deciros que no quisiera dejar de creer en vosotros. Y como yo, creo que la mayoría de los lectores de este blog.

Por eso, Queridos Políticos Magos, para este año que viene, 2009, me gustaría que:

- Dejáseis de pelearos entre vosotros como niños de colegio. Que si tú dices que barrido, que si el otro dice que no barro. Que si fuiste tú, que si no he sido yo. ¿Creéis que nos interesan estos problemas?

- Dejáseis a unos cuantos lobbies de lado. Y os dedicáseis mas a los que estamos al frente de una familia, de un trabajo, de una empresa. Y atajáseis de una vez los problemas de frente. No te quiero ni contar lo que pienso de algunas de las cosas que habéis hecho últimamente (a unos por hacerlas y a los otros por no decir nada de lo que se ha hecho).

- Llegáseis a algún acuerdo razonable en las cosas mas importantes. Nos encantó el detalle del otro día, cuando viajásteis los dos juntos en el mismo avión. Qué menos que veros juntos para eso. Creo que no hay nada más que decir ni que aclarar.

Gracias a este medio, recibo muchos mails de personas de lo más normal. Muchas me cuentan sus problemas, que no siempre puedo resolver, pero me encanta que lo hagan, y muchos de esos problemas os los transmito, aprovechando esta Internet que, desconozco por qué suerte, ha hecho que me leáis.

Recibí unos mails al respecto de mi último post, Terrenos, Política y Corrupción, os reproduzco tal que la he recibido la respuesta de Nacho, que me ha encantado, para que, Queridos Políticos Magos, tengáis un poco mas cerca la visión del común acerca de vosotros.

Por cierto, lo de la Sesión de Control al Gobierno me pareció un poco excesivo: pensad que mientras vosotros leéis este blog desde el hemiciclo, hay gente a la que no la dejan ni acceder a Internet desde el trabajo. No cuadra.

Feliz Navidad a todos. Felices fiestas. Os deseo a todos lo mejor de lo mejor, seáis de los del hemiciclo o no lo seáis.

Y sobre todo, si estás leyendo este post y has llegado hasta el final, gracias por hacerlo: tú eres el que realmente hace este blog. Felices fiestas.

Ahí va el mail de Nacho, quien amablemente me ha permitido postearlo. Gracias, Nacho.

“Si el anuncio explicara toda la historia, probablemente sería de esta manera.
Casa a medio reconstruir. Dividida en tres apartamentos casi terminados.
Tenía una casa para rehabilitar a las afueras del pueblo.
Siempre tuve intención de hacer tres apartamentos en ella, pero como el “papeleo” me salía muy caro, decidí solicitar licencia sólo para rehabilitar la cubierta y con élla hacer toda la obra.
Ya lo había hecho en otra ocasión y no pasó nada.
Me concedieron la licencia sin problemas. Traté con un contratista para realizar los tres apartamentos.
Todo iba bien y la obra estaba a punto de terminar, cuando una inspección rutinaria del servicio de disciplina me descubre el pastel.
De resultas de la inspección tengo que presentar un proyecto de legalización que recoja las obras realizadas y además las obras pendientes.
El gasto es tál, que me obliga a poner en venta el inmueble.
Es una magnifica operación.
O quizás de esta otra.
Casa a medio reconstruir. Dividida en tres apartamentos casi terminados.
Tenía una casa en medio del pueblo, con la cubierta en mal estado.
Con un “pico que me tocó” de una herencia lejana, decidí arreglarlo y solicité licencia para rehabilitar la cubierta.
Me concedieron la licencia sin problemas. Traté con un contratista para realizar la obra.
Una vez desmontada la cubierta original, quedó al descubierto un espacio que hasta ahora estaba desaprovechado.
Con las indicaciones del contratista me di cuenta que con “un poco más” podía sacarle mucho partido a la casa y dividirla en tres apartamentos.
Me dejé aconsejar por el contratista, que parecía “muy enterao”, y no solicité una nueva licencia, ya que así podría mejorar las calidades de la obra.
Todo iba bien y la obra estaba a punto de terminar, pero no contaba con que mi vecino del norte me metiera una denuncia.
El muy ca…. como tiene menos sol que yo, me tiene una envidia loca.
De resultas de la denuncia tengo que presentar un proyecto de legalización que recoja las obras realizadas y además las obras pendientes.
El gasto es tál que me obliga a poner en venta el inmueble.
Es una magnifica operación.
O a lo mejor de esta.

Casa a medio reconstruir. Dividida en tres apartamentos casi terminados.
Tenía una casa en medio del pueblo, en muy mal estado.
El alcalde del pueblo, amigo de la infancia, llevaba detrás de mi varios meses para que la arreglara, ya que afeaba el centro del pueblo.
Con intención de animarme de dijo que empezara por la cubierta y que si nadie me decía nada, no era necesario que pidiera más licencias para arreglar el resto.
Era más importante adecentar el centro del pueblo ya que empezaba a tener algo de turismo.
De acuerdo con lo hablado solicité licencia para rehabilitar la cubierta.
Me concedieron la licencia sin problemas. Traté con un contratista para realizar la obra, primero la cubierta y luego el resto.
Tras arreglar la cubierta y segun el plan comenzamos con la reforma de la casa.
Todo iba bien y la obra estaba a punto de terminar, pero no contaba con que mi vecino del oeste me metiera una denuncia.
El muy ca…. como tiene más viento que yo, me tiene una envidia loca.
De resultas de la denuncia tengo que presentar un proyecto de legalización que recoja las obras realizadas y además las obras pendientes.
El gasto es tál que me obliga a poner en venta el inmueble.
Es una magnifica operación.
Aunque quizás sea de esta otra.
Casa a medio reconstruir. Dividida en tres apartamentos casi terminados.
Tenía una casa en medio del pueblo.
Llevaba años intentando convertirla en apartamentos, pero el Plan General no permitía realizar varias viviendas.
Tras las últimas elecciones el hombre de confianza del nuevo Alcalde me dijo que eso se podría “arreglar”.
Tuvimos varias conversaciones y tras pactar el “tamaño” del sobre, quedamos en que solicitaría licencia para rehabilitar la cubierta y que luego nadie del Ayuntamiento me “molestaría”.
De acuerdo con lo hablado solicité licencia para rehabilitar la cubierta.
Me concedieron la licencia sin problemas. Traté con un contratista para realizar la obra, primero la cubierta y luego el resto.
Tras arreglar la cubierta y según el plan comenzamos con la reforma de la casa.
Todo iba bien y la obra estaba a punto de terminar, pero no contaba con que mi vecino del sur me metiera una denuncia.
El muy ca…. como tiene más sol que yo, me tiene una envidia loca.
De resultas de la denuncia es muy probable que tenga que demoler las obras realizadas y pagar una multa.
Pero mi “amigo” el Alcalde ha metido la denuncia en un cajón para darme tiempo a solucionar el problema.
Yo mientras tanto estoy intentando vender el inmueble.
Es una magnifica operación.
Saludos Fran.
Felicitaciones por tu blog, es tan interesante como ameno.
Nacho.”

Gracias a tí, Nacho.

Léete también esto:

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

« »