Por un buen puñado de ladrillos

May 26 •

• 816 Views • No hay comentarios en Por un buen puñado de ladrillos

ELCORREO/Lugo* : Si los muertos se levantasen de sus tumbas... Nuestros antepasados celtas duermen bajo nuestros pies, en inmensos cementerios ocultos por las colinas. Pero en pleno imperio del ladrillo, los osados vivos levantan grandes urbanizaciones residenciales sobre los campos de Breogán. El neblinoso paisaje de A Mariña lucense sufre las afrentas de los señores del cemento. Lo más impactante: la construcción de 100 viviendas sobre el castro de Atalaia, en Cervo.

La entidad Adega relata los hechos, propios de un western moderno y ecologista. El Ayuntamiento de Cervo le otorgó tres licencias al constructor, "cando ambos os dous sabían que no terreo hai un importante xacemento arqueolóxico". Patrimonio ordenó la paralización de las obras, pero el Ayuntamiento no comunicó el mandato hasta cuatro días después. Según Xosé Chao, portavoz de Adega en A Mariña, "a construción parou durante un tempo, pero xa desfixera o castro e ó final mesmo a Xunta permitiu que seguise a urbanización".

Adega denuncia además la aparición de auténticas piezas de gran valor arqueológico en las escombreras de la constructora Promociones San Ciprián. Las palas devoraron los restos del castro, y depositaron cerámicas celtas en la basura, según los ecologistas, que también denuncian aberraciones en Cervo. Sólo con realizar un viaje en tren hasta Ribadeo se advierten polvorientas sorpresas: fábricas de aluminio junto al mar, urbanizaciones de chalés abandonados en los acantilados...

Entre las peores pesadillas para un amante de la naturaleza figuran los vertidos en la ría de Foz. Según Chao, "a situación é moi grave, nunha zona de bastantes turistas, onde tódolos verquidos chegan directamente ás augas da ría". Los morbosos pueden consultar esta realidad en un vídeo colgado en YouTube. ¿Otro litoral en peligro? Atención a esta posibilidad, purita contradicción: se planea la instalación de una nave de descarga de madera en la ría de Ribadeo. Sí, en plena reserva de la biosfera.

Y como señales de un mundo mejor nos quedan las obras paralizadas en los concellos de Foz o Barreiros, gracias al talante de Política Territorial. Solamente así los muertos se pueden tomar su esperada venganza, como en una recreación celta de Infierno de cobardes.

Los Razzies del cemento, ese premio Dioxina: Los ecologistas también tienen sus Premios Naranja y Limón. El más agrio recibe el nombre de Dioxina, una especie de Razzie o Anti-Oscar a la agresión ambiental del año. Y en 2007 lo recibió el alcalde de Foz, Alfonso Villares, "por cómplice do estragamento do castro da Atalaia". Aquí lo tienen, acorralado junto al mar frente a las obras más voraces.

Tesoros entre la basura y las palas

Aquí vemos la excavadora de la empresa campando a sus anchas sobre el castro. Adega recogió piezas de molinos y cerámicas de las escombreras, y las entregó al Seprona. Fechas para olvidar: del 10 al 14 de diciembre 50 camiones vaciaron arenas con restos arqueológicos frente a la gasolinera de Cervo. Se han encontrado desde columnas a tejas romanas. Incluso se teme que las futuras voladuras para continuar con la urbanización afecten aún más al castro. Las zonas intactas están junto a los barrenos.

En plena Reserva de la Biosfera

Con gaitas y empanada se celebró la declaración de la ría de Ribadeo como Reserva de la Biosfera por la Unesco. Pero ahora se teme la instalación de una nave de descarga de madera en el muelle comercial. Los trámites partieron de Portos de Galicia. Los pescadores ya han mostrado su oposición. Ahora resulta difícil regenerar lo erosionado en el norte. Pese al derribo de las antiguas casetas en las playas, en los 90 se aumentó el volumen de las edificaciones. Muchas dunas se han perdido por el camino.

! EN CLAVE

Diez años de paseo marítimo en Xove

Sólo una década duró el paseo marítimo de Xove, con sus estructuras sobre la playa de Esteiro. Según recuerda Adega, "foi tumbado polo mesmo organismo que o construiu, a Dirección Xeral de Costas". Los antiguos paseos de cemento y losas, donde sólo faltan las gárgolas, desaparecen de nuestra fachada norteña. Poco a poco se ha optado por ligeras pasarelas de madera y senderillos camuflados entre la arena de las playas.

Aquellos hoteles ahora en ruinas

No tenemos que estrujarnos mucho el cerebro para acordarse de algún rascacielo junto a la playa. O incluso sobre una isla pequeña como una finca de pastar las vacas. Adega cita como cambio de rumbo en A Mariña la demolición de la estructura de seis plantas de un hotel en Foz. Se alzaba inconcluso en la playa de Areora, y se cayó preso de su propia ambición.

El simbólico caso de los 300 de Barreiros

Un buen día la actual Xunta decidió poner freno al urbanismo caníbal. Interpuso contenciosos contra cuatro promociones de Barreiros, ya vendidas y en distintas fases de construcción. En un principio, la medida afectaba a 300 viviendas. Pero se sumaban a otras 350 denunciadas anteriormente. La cifra real podría llegar a 3.000.

Un viaje contra la muerte del bosque

Muchos domingos, Adega organiza rutas por el paisaje de A Mariña: en bus, en tren y a pie para ofrecer alternativas a los paseos marítimos. No se olvidan los impactos: las futuras piscifactorías en Ribadeo. Y se vigila la conservación del pasado: castro das Grobas, donde se localizó la Diadema de Ribadeo expuesta en el Louvre.




* El Correo Gallego - PATRICIA HERMIDA • A MARIÑA (LUGO) - 26.05.2008
Foto: Cervo (Lugo), viviendas sobre castro - elcorreogallego.es

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

« »