No, you can’t.

Nov 8 •

• 1006 Views • No hay comentarios en No, you can’t.

No me alegro demasiado de la victoria de Obama. No creo que vaya a cambiar gran cosa en ese gran país que, como bien recuerda mi colega Nacho, NO INVENTÓ la democracia (siento pinchar el globo neocon-mediático, pero... ¿se acuerdan ustedes de la revolución francesa, de los socialistas utópicos, o incluso, válgame Lenin, de la civilización griega?)

Pues eso, que tampoco creo que Obama vaya a cambiar grandes cosas en el Imperio, por mucho que su color de piel no sea el estándar  dominante  de la clase gobernante del país que se permite el lujo de autoasignarse el papel de gendarme mundial por encima de los derechos civiles, el derecho internacional y la soberanía popular. Escepticismo, sí, como le ocurre a Júcaro. Como dice el siempre acertado Hugo Martínez Abarca, en III República, Obama tendrá que elegir entre defraudar a sus electores o a sus financiadores. Pero a alguien decepcionará. Yo apuesto por que decepciona a los ilusos-ilusionados electores. Y claro, por otro lado, la diferencia entre el sufragio directo hacia Obama o McCain tampoco es para echar cohetes.

Sin embargo, aunque mi instinto y la relación con la historia, la experiencia y la realidad me impiden alegrarme e ilusionarme demasiado con la victoria de Obama, y me inclinan a pensar que nada va a cambiar, sí que me alegro de la derrota de McCain. A eso viene este vídeo, visto en Netoratón. No, you can't. Ya sólo falta uno.

PD.: Una última gracieta que acabo de pillar por la red: el mensaje de Obama al pueblo navarro. Sin desperdicio, visto en langostinos y lentejas. Como diría Juan de Albret, juasjuasjuas...

 

Comments

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

« »