Innovar, construir.

Feb 23 •

• 1043 Views • No hay comentarios en Innovar, construir.

PARIS bibliothéque françois mitterrandHe puesto en arKOOP, nuestra nueva aventura bloguera colectiva, un borrador del artículo que los editores de arketypo (revista de arquitectura, y de algunas cosas más) me han invitado a publicar en su próximo número bajo el epígrafe "firma invitada". No sé si al final el texto que aparecerá en la revista tendrá mucho que ver con lo que allá transcribo, pero seguramente por ahí irán los tiros: léanlo ustedes allá, coméntenlo si les place también allá, en arKOOP, sobre todo si tienen algo que sugerir al respecto, y mientras tanto, les dejo aquí únicamente un par de parrafitos del susodicho, que versa sobre la innovación, ahora que está tan de moda, también en nuestro gremio.

Innovar, construir.

Proyectar y construir obras de arquitectura y urbanismo ha sido siempre –y espero que así lo siga siendo- un ejercicio de creatividad, de innovación, de inventiva. A l@s arquitect@s nos educan para inventar, para dar soluciones a problemas viejos y nuevos, para que pongamos sobre la mesa alternativas imaginativas, soluciones viables que, a la vez de responder a los requisitos, superen la realidad ya conocida, se salgan del marco ya experimentado, mejoren la eficiencia de los recursos empleados y obtengan mejores resultados para sus usuarios.

Sin embargo, en otros campos de la construcción –las infraestructuras de transporte, energéticas, hidráulicas o de telecomunicaciones- o en otras industrias o actividades humanas hemos visto que la innovación ha dado la vuelta como un calcetín a todas las tecnologías y oficios conocidos, los ha convertido en obsoletos, mientras que las obras de arquitectura siguen construyéndose, en una buena parte, como las edificaban los sumerios hace 5.000 años, con piezas de barro cocido puestas una sobre otra y tomadas con argamasa. Mientras la industria del automóvil es capaz, hace ya decenios, de producir en serie y a bajo coste artefactos estancos y bastante confortables a más de 100 km/h y sometidos a condiciones climatológicas extremas, nosotros seguimos asumiendo en nuestros edificios condensaciones o filtraciones de agua como patologías casi inevitables. El alcance de la evolución tecnológica tan importante en otros campos de la actividad humana en los dos últimos siglos, por un lado, ha sido muy limitada en la edificación, reducida a algunos elementos más industrializados (instalaciones o carpinterías, por ejemplo) y tras la aplicación de las estructuras de acero y de hormigón parece que poco se ha avanzado en la investigación y la aplicación práctica de nuevos materiales y sistemas.

(...sigue en arKOOP)

(La foto es de la Biblioteca Nacional de Francia, en Paris, obra del arquitecto francés Dominique Perrault, de Diciembre de 2.007)

Comments

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

« »