exposición urbanaccion

Mar 12 •

• 1035 Views • No hay comentarios en exposición urbanaccion

logo_urbanaccion_365
Este próximo martes 17 de marzo a las 20.00 se inaugura la exposicón URBANACCION en la terraza de La Casa Encendida. Os invitamos a participar en la presentación del manual metodológico de acciones urbanas. Os recordamos que hoy finalizó el concurso URBANACCION llevado con la OCAM, y que pronto expondremos los resultados.

Manual metodológico de acción urbana.
Los solares urbanos y las intervenciones que se ejecutan en ellas no son materia nueva ni son estrictamente originales, se llevan haciendo desde los Green Guerillas de Nueva York, cuando la crisis financiera tumbo gran parte de los edificios de Manhattan, a Aldo Van Eyck en Amsterdam, después de la destrucción de la mitad de la ciudad como consecuencia de los bombardeos aéreos que sufrieron durante la segunda guerra mundial.
Por lo cual no vamos a entrar en la defensa de la idea como tal, sino de la energía empleada a la ejecución de la misma y de la planificación coherente de la estrategia a poner en marcha.
Lo que deseamos destacar es la capacidad, por parte de un colectivo, para llevar a cabo este tipo de acciones en el medioambiente urbano sin más pretensión que el bien estar y el disfrute de la comunidad a quien va dirigida. Decidir aportar una mejora puntual y temporal a una situación natural en las ciudades, a saber la lenta actividad económica en determinadas parcelas, congeladas por falta de recursos o bien por falta de propietarios, en la mayoría de los casos, debería ser el leitmotiv de partida para la planificación de una acción urbana en un solar urbano.
Con el objetivo de transmitir nuestra experiencias en estas acciones, e introducir la exposición que tenemos en la terraza de La Casa Encendida en Madrid, queremos abordar una metodología, más que una receta, o bien un mapa mental, de los elementos a tener en cuenta a la hora de iniciar una gestión que tendrá como objetivo generar una actividad positiva en un solar urbano en desuso.
Los pasos a seguir en esta guía no serán lineales, aunque se cuenten de una forma determinada, y podrán tener diferentes interpretaciones según el punto de vista del lector. Intentamos, de manera general, transmitir el material que nos ha servido para la generación de la acción urbana denominada “esta es una plaza”.

Para iniciar una estrategia que nos llevará a realizar una intervención en un solar urbano, debemos tener en cuenta lo siguiente: se requiere UNA OPORTUNIDAD. Es decir un elemento de partida que nos de el impulso para, por una parte, generar una idea que sea capaz de transmitir y convencer a los que se convertirán en el EQUIPO, por otra parte, dar una pista de arranque sobre como y/o donde se ejecutara la intervención. Se puede tener una idea brillante, pero no ver donde ni cuando será uno capaz de realizarla. Se puede tener un espacio a disposición pero con total falta de iniciativa. A veces la oportunidad es el encuentro entre dos preocupaciones que disponen cada una de una parte del kit básico para realizar acciones urbanas. La OPORTUNIDAD requiere varios elementos que de por si auguren una predisposición para el éxito. La OPORTUNIDAD implica los ingredientes siguientes: un espacio, un momento o tiempo, un equipo, una idea, la voluntad de disfrutar y si es posible una institución afín a la preocupación del equipo.
El espacio o solar urbano es o bien privado o bien público. Intentar acceder al espacio debería conllevar alguna idea sobre los papeles, los contactos y las autorizaciones necesarias. Sin saber como abordar estas cuestiones, puede resultar difícil acceder al espacio. El contacto con las fuerzas de represión del estado serán más o menos fluidas en función del numero de papeles en nuestra posesión.
Los tiempos son igualmente importantes. Uno puede focalizarse en un solar y darse cuenta más adelante que esta a punto de ser edificado. Hay que comprobar la disponibilidad del mismo, confiar en la casualidad de los acontecimientos y aceptar el componente suerte. Es igualmente probable que una intención que hayamos tenido en el pasado se vea realizada en un momento más adecuado, a veces por otras personas. Puede darse simplemente el caso de que el tiempo no era el adecuado.
Una persona sola es incapaz de hacerlo todo bien, por lo cual es recomendable montar un buen equipo multidisciplinar, capaz de resolver cualquier tipo de asunto y aportar sus sensibilidades e ideas.
Las ideas son de todos, por lo cual es recomendable dejar espacio para que todos los miembros del equipo que lo deseen puedan participar en la elaboración de la estrategia, a veces resolviendo fácilmente problemas aparentemente irresolubles.
Disfrutar de lo que uno hace y pretender generar un espacio para el disfrute de un colectivo o de los vecinos es la base de las intervenciones en solares abandonados. En ningún caso se trata de ocupar un espacio de forma egoísta. Ofrecer un momento de libertad y de ocio en zonas urbanas que carecen de espacios acondicionados para estas actividades. Igualmente pensar en definir zonas urbanas que huyen del control totalitario que sufren los espacios públicos contemporáneos.
Es evidente que si se dispone de una institución que apoya o patrocina la acción, las puertas se abren más fácilmente. No es imprescindible, pero igual debería ser la primera pregunta que hacer antes de empezar a meter ruido.

El segundo paso, lo hemos denominado el SOPORTE. Este trabajo es desde luego el más largo, el más difícil, pero el más apasionante desde el punto de vista estratégico. Es a partir de ahora cuando vamos a poder mover fichas, avanzar, convencer, atraer y obtener los elementos de la lista que nos hemos propuesto en la fase anterior. El SOPORTE conlleva los elementos siguientes: un evento, lo social, la legalidad, la financiación y de nuevo la institución.
Una acción urbana en si puede ser ya un reto para cualquiera, pero creedme, cuando se plantea algo un poco más ambicioso y se convierte en un evento, pasada una fase de calibración de los objetivos, nos damos cuenta que puede ser mejor planificar algo grande que algo pequeño. Parece que se convence mejor cuando uno tiene una visión amplia, atrevida y ambiciosa, lo pequeño interesa poco. El evento tendrá una parte de trabajo tipo taller con personas ajenas o no al equipo, una fiesta y un componente altamente social, según nuestras preocupaciones, o bien altamente artístico o cultural, para otro tipo de perfiles, sin caer en lo meramente comercial promocional.
El evento nos puede traer la financiación que buscamos y necesitamos. Si la intervención es pequeña, puede ser autofinanciada o bien recibir alguna beca por parte de un organismo, sea social o cultural. Si la intervención es asociada a un evento y moviliza expectativas, puede que los apoyos institucionales o económicos sean mas fáciles de conseguir, por vías convencionales o bien buscando formas alternativas de subvenciones. Existen vías de financiación conocidas de expertos en la materia, es necesario encontrar una y ficharla. La acción urbana puede resultar más convincente y duradera si esta acompañada de un envolvente que trasciende el objetivo, que lo disimula. De allí la propuesta de generar un evento puntual que luego deje su huella en formato de espacio liberado temporalmente, por ejemplo mediante una exposición de cuatro meses con los trabajos realizados por los vecinos en un determinado taller asociado a un evento. La cuestión es conseguir una estrategia que nos lleve al objetivo propuesto.
Plantear la legalidad de estas acciones es interesante. Desde nuestro punto de vista es una cuestión de la que hay que preocuparse, porque queremos que estas intervenciones se realicen conjuntamente con las autoridades. Es decir que se proponga un modelo de ocupación temporal de solares urbanos cogestionado por la administración municipal. Acercarse a la ilegalidad es justificable si nos permite mover el margen entre lo permitido y lo no permitido hacia formatos más contemporáneos y proponer modificaciones en los comportamientos habituales.
La institución, elemento que se repite, es y será un aliado con fuerza que permita agilizar los plazos o directamente que aporte el modelo de financiación.

El tercer punto de esta metodología se denomina el PROCESO. Se entenderá mejor si se le añade la palabra creativo, aunque no lo define del todo. El proceso es la parte final, cuando todo debería estar listo, cuando los elementos están reunidos y preparados, y digamos que se procede a entrar en el solar. El PROCESO tiene los elementos siguientes: administración, acción, personas, difusión y política.
La parte administrativa suele dar problemas de último minuto, dado que es algo inusual, desconocido, y por mucho que se haya preparado el terreno, siempre es lo que más tarda. Por lo cual se debe hacer lo máximo en los últimos días y luego apostar por la suerte o la aproximación a la ilegalidad con sus consecuencias administrativas, muchas veces económicas. Por lo cual aconsejamos tener previsto en el presupuesto una partida reservada para multas.
Las personas, por supuesto, a quien se destina el uso del espacio, deben de ser implicadas en el proceso, para que puedan sentir que han participado en la creación del espacio, que se lo apropien y que le puedan dar una continuidad temporal. Sin personas, vecinos o colectivos implicados, no tiene futuro la intervención.
La parte más divertida, una vez resuelto los elementos previos, es por supuesto la acción. Es recomendable invitar a gente fresca a participar en la acción, ya que el equipo puede estar cansado por las fases anteriores o muy ocupado con temas de gestión. Por lo cual, un equipo organizado, artista o demás sabios, serán de gran apoyo a la hora de ejecutar la idea y darle una visión diferente. Pensamos que de esta manera se resuelven también problemas que puedan surgir de la intervención, ya que se disocia las responsabilidades y no pone en peligro la parte administrativa. Siempre se puede decir que se ha pasado el artista.
No vamos a entrar en detalles en la parte de la política, si es cierto que será más fácil si es un tema que le preocupa al equipo de gobierno, que pueden llegar a ser grandes aliados, pero es igualmente muy inestable por lo cual es recomendable hablar con técnicos más que con políticos.
Si que la difusión de la intervención es primordial. Por dos razones, comunicar la posibilidad real que existe de mejorar temporalmente zonas urbanas con este tipo de intervenciones, y fortalecer la acción realizada con el objetivo futuro de realizar otras tantas intervenciones que se apoyen sobre una historia. Una correcta comunicación y la comparación con intervenciones anteriores, ayuda a convencer a las personas que desconocen estas acciones y que necesitan creer que no serán los primeros en apostar por una cosa tan rara.

La intervención realizada en el solar municipal de la calle Doctor Fourquet junto con el colectivo Esterni a primeros de diciembre es el fruto de dos años de trabajo intenso con La Casa Encendida, el COAM y la junta de Distrito Centro. No es una intervención ejemplar en todos sus puntos, pero pensamos que ha seguido una estrategia que se acerca a lo deseado. La acción en si ha sido grandiosa y muy ajustada, aunque parezca imposible cuando se invita a un colectivo milanés. La parte administrativa final ha fallado, por lo cual se ha tenido que recurrir a ciertos recursos no expuestos en la presentación anterior por su carácter dudoso. El colectivo milanés que se invitó al taller fue capaz de acometer la intervención en solo día y medio, una vez tomada la decisión de entrar en la parcela con la previsión de una probable segunda autorización. 15 miembros de Esterni más los 15 alumnos apuntados al taller fueron capaces de realizar lo que vemos en las fotos que acompañan este texto. Una plaza para los vecinos del barrio, con sus árboles, su huerto, su plaza para el trueque, su escenario, su terreno de fútbol y su discoteca silenciosa. Hoy en día existe un proyecto completo y complejo de cogestión del espacio con los 300 vecinos que firmaron la petición formulada al ayuntamiento para poder seguir usando este espacio el tiempo que el espacio este disponible. La junta tiene los documentos sobre la mesa, los alumnos están preocupados por el futuro de la plaza y buscando recursos para que el trabajo realizado durante el taller no quede en vano.

La única pretensión de este taller, de esta intervención y de este texto metodológico, es demostrar que toda idea es valida, y que se puede realizar con mucho empeño y creatividad. Alentar a iniciar cuantas más intervenciones en solares urbanos posibles, y si no, presentar propuestas e ideas programáticas al concurso URBANACCION2 que hemos lanzado con la oficina de concursos del COAM. Cuanto mas ideas pongamos en la mesa, mejor se harán las ciudades en las que vivimos.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

« »