El BCE tumba la valoración del ladrillo que hizo el Banco de España y pide una nueva

Mar 17 •

• 618 Views • No hay comentarios en El BCE tumba la valoración del ladrillo que hizo el Banco de España y pide una nueva

No es la primera vez que las autoridades europeas cuestionan las valoraciones inmobiliarias realizadas para el rescate de la banca española. La valoración realizada por Oliver Wyman para el Banco de España ha sido puesta en entredicho por los dirigentes económicos del Banco Central Europeo ya que, como siempre, aquí tratan de manipular y camuflar las cifras auténticas, que son muy diferentes, según advierten. La Comisión Europea ha desautorizado también públicamente los precios de traspaso de los activos a Sareb (el Banco malo) –basados en los test de Oliver Wyman–, ya que considera que están por encima de los precios reales de mercado. O sea que, además de corruptos, los dirigentes económicos de este país siguen mintiendo como bellacos.
"ELCONFIDENCIAL* : Varapalo del BCE al Banco de España: no se fía de las valoraciones de los activos inmobiliarios de la banca que se realizaron en los test de estrés de Oliver Wyman en 2012, los que se utilizaron para determinar el importe del rescate y el traspaso del ladrillo de la banca rescatada a Sareb. En la revisión de los activos de la banca (AQR) y en los posteriores test de estrés habrá que volver a evaluar estas garantías, en contra de la posición del supervisor español, que pedía una mera actualización del ejercicio de hace dos años. Esto, junto a las "provisiones colectivas", son los aspectos más temibles del nuevo ejercicio para la banca española.

Hasta ahora, los problemas para las entidades españolas venían precisamente de que los nuevos ejercicios iban a poner el foco en otras áreas de la actividad aparte de la exposición inmobiliaria, que es la que acaparó toda la atención en los test realizados por Oliver Wyman en 2012. Sin embargo, el ladrillo también va a dar ahora quebraderos de cabeza a raíz de este rechazo del BCE a las pretensiones españolas. El varapalo es importante si tenemos en cuenta que en 2012 se hicieron 1,7 millones de valoraciones de activos inmobiliarios (tanto adjudicados como garantías de préstamos) por parte de seis valoradoras, que ahora han quedado en papel mojado.

Es cierto que, con el traspaso de los activos de la banca rescatada a Sareb por 51.000 millones (basado precisamente en estas valoraciones), el peso inmobiliario en el conjunto de la banca española es mucho menor que entonces. Pero algo que estaba ya superado desde 2012 se convierte de nuevo en un elemento de preocupación ante la incertidumbre sobre el recorte adicional a las valoraciones que se le puede aplicar ahora. Una preocupación que, paradójicamente, es mayor en la banca 'sana', que es la que mantiene estos activos en su balance.

No es la primera vez que las autoridades europeas cuestionan las valoraciones inmobiliarias realizadas para el rescate de la banca española. Así, la Comisión ha desautorizado públicamente los precios de traspaso de los activos a Sareb –basados en los test de Oliver Wyman–, ya que considera que están por encima de los precios reales de mercado (por ejemplo, sostiene que el descuento real para los pisos debería ser del 75%). Como resultado, califica como ayuda de Estado a la diferencia entre el descuento practicado en dicho traspaso y el que se debería haber aplicado; y no es una cifra pequeña, sino que con eso las ayudas estatales pasan de los 61.000 millones reconocidos por España hasta 100.000.

¿Y ahora qué? Las auditoras que van a realizar esta revisión (las cuatro grandes menos Deloitte, que ha sido excluida) no pueden valorar las garantías inmobiliarias, así que están esperando a que el Banco de España les diga quién se va a encargar de esa tasación. "No lo tenían preparado porque esperaban que les dejaran actualizar lo que se hizo en 2012, y ahora tienen que sacarlo a concurso", según una fuente conocedora de la situación.

Las "provisiones colectivas", la otra gran amenaza

El contratiempo inmobiliario se suma a otra amenaza que se cierne sobre el sector financiero español en los nuevos ejercicios: las llamadas "provisiones colectivas". Este concepto deriva de que el AQR no va a revisar los créditos de la banca uno a uno; eso se hará sólo con los grandes préstamos corporativos, pero los minoristas (hipotecas, consumo, etc.) se examinarán de forma aleatoria y los resultados se extrapolarán al resto de la cartera. De esa extrapolación se derivarán unas necesidades de "provisiones colectivas", que se compararán con las provisiones efectivamente dotadas para cada cartera por la entidad para determinar si hay un déficit o no de las mismas.

El déficit de provisiones específicas que se derive del examen individual de los grandes créditos tendrá que dotarse en las cuentas de 2014, pero las "provisiones colectivas" no deberán cubrirse, sino que serán un input para calcular los test de estrés. Pero no por ello son menos relevantes: este distinto punto de partida para los test va a determinar que la pérdida esperada sea mayor y, con ella, las necesidades de capital que tenga cada banco para hacerle frente (para el cómputo de capital se tendrán en cuenta los CoCos emitidos por algunas entidades, como adelantó El Confidencial).

Finalmente, no se revisarán las mismas carteras en todas las entidades, sino que en cada una serán distintas según las propuestas del Banco de España al BCE. En todo caso, el mínimo impuesto por Fráncfort para el examen es del 50% de los APR (activos ponderados por riesgo). Tampoco hay que olvidar la penalización de las carteras de deuda pública, que el supervisor español puede suavizar. El BCE ha convocado una reunión con las auditoras el próximo lunes para explicarles los detalles de esta metodología, aunque todavía no se revelará el secreto mejor guardado: el escenario adverso de los test de estrés.


* El Confidencial - Eduardo Segovia - 14.3.14
Foto: Madrid, Banco-España - attac



Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

« »