Diez casos estrambóticos de despilfarro con dinero público

Feb 13 •

• 1910 Views • No hay comentarios en Diez casos estrambóticos de despilfarro con dinero público

Aunque los grandes despilfarros delictivos han sido las Obras públicas, como el Ave o las nuevas Autopistas, hay casos más pequeños que pasan desapercibidos para la mayoría, pero que sumando y sumando suponen una importante cantidad. Entre ellos traemos aquí una macrodiscoteca, un atril regio, un parque acuático, una enorme bandera, una pista de esquí de secano, un pregón de fiestas, dos impresoras monstruosas, un gran reno de mimbre, un palacio sin congresos, etc.
"STRAMBOTIC* : En los últimos tiempos han salido a la luz casos de despilfarro público de todos los colores. Los nombres de los alcaldes dilapidadores más famosos se han ido mezclando poco a poco con los de esas ciudades a las que les costará quitarse el sambenito de derrochadoras. Pero no pienses solo en Valencia y en las catastróficas obras de Calatrava que salpican la geografía española. Hay mucho más casos por ahí y, de hecho, los del famoso arquitecto no son, ni de lejos, los más rocambolescos. Prepara la maleta y tu mandíbula, porque este viaje te dejará con la boca abierta.

UNA MACRODISCOTECA PARA 8.000 BAILONGOS

¿En qué se nos fue el dinero? En una macrodiscoteca en Burguillos. Con 6.600 habitantes, la localidad sevillana es una de las más endeudadas de España, lo que no le impidió a su ayuntamiento financiar esta meca del ocio nocturno con capacidad para 8.000 personas.

¿Cuánto costó? El Ayuntamiento de Burguillos se dejó 1,4 millones de euros.

BARNIZAR UN ATRIL REGIO

¿En qué se nos fue el dinero? En la proclamación de Felipe VI. El hijo del mejor cazador de elefantes de Botsuana llegó a la jefatura del Estado costándonos, nada más empezar en su nuevo puesto de trabajo, un buen dinero en cosas tan útiles como barnizar el atril del Congreso, comprar cordones y medallas para los miembros de las Mesas del Congreso y el Senado y adquirir un tapete para colocar sobre él la corona.

¿Cuánto costó? 132.036 euros. Este día nos sirvió a todos los españoles para aprender que el barnizado de un atril no es nada barato: nos dejamos más de 2.500 euros en ese asunto.

UN PARQUE ACUÁTICO DE SECANO

¿En qué se nos fue el dinero? En un parque acuático que ha terminado siendo un secarral. El proyecto de este oasis veraniego entre olivares fue abandonado en mitad de su construcción, después haber gastado una buena parte del presupuesto.

¿Cuánto costó? 8,6 millones de euros. Cuando se paralizaron las obras, se estimaba que serían necesarios aún algo más de 4 millones de euros más.

UNA BANDERA DE 4 ‘KILOS’

¿En qué se nos fue el dinero? En una bandera gigante de España colocada a la entrada de Ciempozuelos.

¿Cuánto costó? 22.000 euros, cuando el gasto de este útil producto suele rondar los 9.000 euros.

UNA PISTA DE ESQUÍ EN UN SECARRAL

¿En qué se nos fue el dinero? En Meseta Ski, un proyecto financiado por la Diputación de Valladolid y que el Tribunal Constitucional echó para atrás (una vez construido, eso sí). El complejo, situado en Tordesillas, estaba formado por una pista de nieve artificial rodeada de los edificios necesarios para darle actividad a este parque temático de la nieve rodeado de matorrales.

¿Cuánto costó? Doce millones de euros.

EL PREGÓN DE BUSTAMANTE

¿En qué se nos fue el dinero? En el bonito, emotivo e intenso pregón de 15 minutos que David Bustamante hizo en Elda en 2011 para anunciar las fiestas de la localidad alicantina.

¿Cuánto nos costó? Algo más de 15.000 euros: Bustamante se llevó unos mil euros por minuto.

DOS IMPRESORAS MONSTRUOSAS

¿En qué se nos fue el dinero? En dos impresoras monstruosas compradas por el Ayuntamiento de Jerez en 2007. La más grande de ellas, japonesa, pesaba 19 toneladas y medía 8 metros de largo, 3 de ancho y 2 de alto. ¿Para qué? Nunca se supo muy bien el uso al que iba a destinar el consistorio semejante mamotreto.

¿Cuánto nos costó? En total, 600.000 euros. La impresora más grande valía más de medio millón de euros.

UN PALACIO SIN CONGRESOS

¿En qué se nos fue el dinero? En el palacio de congresos de Villanueva de la Serena, en Badajoz. Este municipio de 26.000 habitantes, tiene ya (después de dos años de retrasos) su palacio de congresos aunque, eso sí, sin actividad.

¿Cuánto nos costó? Más de 13 millones de euros.

COTILLEO REAL


¿En qué se nos fue el dinero? En contratar a una empresa que analice lo que se dice sobre la Casa Real en las redes sociales.

¿Cuánto nos costó? Más de 62.000.

UN RENO DE MIMBRE

¿En qué se nos fue el dinero? En un precioso reno de mimbre comprado por la Diputación de Málaga para darle ambiente navideño a la provincia de la Costa del Sol.

¿Cuánto nos costó? 7.000 euros. Si, un reno de mimbre de 7.000 euros.


* Público - Strambotic - 4.2.15
Foto: Villanueva de la Serena (Badajoz), palacio Congresos - publico

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

« »