Alquilar en España: quiero y no puedo

Jun 13 •

• 733 Views • No hay comentarios en Alquilar en España: quiero y no puedo

ELPAÍS/Reportaje* : La crisis del mercado inmobiliario ha dado al traste con el boom de compras y ventas de casas. El alquiler se revela ahora como la fórmula, casi mágica, para los españoles. Y no sólo para los jóvenes mileuristas. Parejas con niños, divorciados, separados, solteros? El perfil del inquilino está cambiando.

También las políticas de vivienda, empeñadas en incentivar el alquiler. De hecho, habrá cambios legislativos. Los ministerios de Vivienda y Justicia estudiarán la modificación de la Ley de Enjuiciamiento Civil y la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994. Y todo para agilizar los desahucios y animar el arrendamiento.

De momento cada vez se alquila más. De hecho, algunas agencias centradas exclusivamente en la compraventa han tenido que cambiar el chip. "Antes no nos dedicábamos a los alquileres y ahora son el 50% de las operaciones", señalan en Alfa Móstoles.

Y cada vez hay más oferta. "La clave del despegue del alquiler en España está en el stock de viviendas terminadas y pendientes de vender, que se calcula en 1,2millones; y también en las casas que la gente compró como inversión", señala Pedro Morón, catedrático de la Universidad Autónoma deMadrid. "Si el promotor no vende va a alquilar", prosigue.

Más oferta

Aun así, seguimos a la cola de Europa. España es uno de los países europeos con menos alquileres, en torno al 11%. En Europa ronda el 30% de media, aunque la tendencia en todos los países (excepto en Alemania) es a reducir el peso del alquiler, explica Morón. La manida mentalidad de propietarios de los españoles no es la única explicación. Hace cuatro años comprar una casa salía mucho más barato que alquilarla. Ahora la partida está más igualada. Pero el alquiler no acaba de despegar.

Y es que sigue siendo demasiado caro en nuestro país. El alquiler medio en España está entre 811 y 1.057 euros al mes, según el portal EnAlquiler.com. En Móstoles o Algete, por 800 euros se puede alquilar un piso de tres dormitorios. Pero en la capital un piso de un dormitorio puede costar hasta 900 euros, indica Manuel Domingo, gerente de Alfa Inmobiliaria en Puerta de Toledo. Además, los alquileres se han encarecido. Según los expertos, la renta básica de la emancipación tiene mucho que ver. "Con las ayudas de 210 euros, los dueños subieron los precios un 30%", según Alfa.

Hay más motivos para que no despegue. Alquilar una vivienda es una auténtica aventura, sobre todo si se trata de inmigrantes. Los propietarios blindan sus casas con una lista de garantías a veces imposibles. María León tiene 35 años, es peruana y lleva cuatro años en España. Está casada con un gallego, tiene un hijo y trabaja en una empresa de distribución a supermercados. Ahora "empieza de nuevo la odisea de buscar", porque paga 900 euros por un piso de tres habitaciones en la avenida del General Fanjul, en Aluche, y necesita algo más asequible.

Cada vez que llama tiene que escuchar la misma pregunta: ¿de dónde eres? María tiene que decir que está casada con un español para que la lista de exigencias no engorde. Hasta tal punto que un mismo piso cuesta más o menos según quién llame. Y la fianza es de ocho meses si el que se interesa es inmigrante y de dos si es español.

Los dueños suelen pedir de dos a seis meses de fianza y un mes de renta por adelantado en el mejor de los casos. Al senegalés Henry Embongo, de 27 años y deMurcia, le exigieron las mensualidades de cinco años de contrato, explican en la Fundación deDerechos Civiles (Fundi), que en 2007 recibió 90.247 consultas relacionadas con el alquiler, el 32% del total. "También piden un aval bancario de un año, lo cual supone en muchos casos que el banco te inmoviliza el dinero (por ejemplo, depósito de 12.000 euros)".

Mar González y Andreu B. Arnavat, fisioterapeuta y empleado de la construcción, respectivamente, han tenido que ver "auténticos cuchitriles" y aumentar el presupuesto hasta 700 euros para acabar en un sexto sin ascensor junto a la plaza de España (Barcelona). "Compensan los 80 metros y que tiene dos terrazas pequeñas", diceMar, que tiene la sensación de que "visto lo visto, es una ganga".

Para todas estas personas, alquilar también ha sido una aventura: A Miguel B., de Vitoria, le obligaron a dar de alta el agua, el gas y la electricidad, lo que supuso un gasto de 628 euros. En Madrid, Iliana Venoba, rumana de 29 años, alquiló como vivienda un trastero y la dejaron sin agua porque el propietario había hecho una toma ilegal a la conducción de la comunidad. Y a Sonia Ramos, de 34 años y de Burgos, su casero le pretendía repercutir las derramas de la comunidad para obras en el edificio.

El alquiler cumple además otro cometido. Permite a la gente que ya tiene una vivienda cambiarla por otra demás nivel y mejor situada. Laura Más, ejecutiva de 32 años, tiene una casa en el madrileño barrio de Canillejas. Su ilusión ha sido siempre vivir en el centro de Madrid y por fin lo va a conseguir. Eso sí, de alquiler. En breve se mudará a un piso en la calle de La Unión, frente al Palacio Real y la Ópera. Pagará 1.300 euros al mes.

Y es que, aunque escaso, el demandante de alquileres de gama alta existe. Baluarte Alquiler tiene en cartera pisos de dos dormitorios, dos baños, garaje y trastero en Peñagrande por 1.700 euros mensuales.

Un 20% más de inquilinos han dejado de pagar el alquiler en el último año

La otra cara de la moneda es el propietario, que se encuentra con una falta de seguridad jurídica importante. Desconfía y, en algunos casos, no le falta razón. ?En el último año, los impagos de renta han crecido un 20%; dejar de pagar el alquiler es gratis en este país?, señalan Andrés Vilacoba, abogado de la Asociación de Defensa del Propietario de Vivienda (Adeprovi), que calcula que los impagos de renta en Madrid rondan el 10%.Aunque haya un juicio, si el inquilino se declara insolvente no paga y no pasa nada.Además, una vez que sale la sentencia el propietario se ve obligado a ejecutarla y hacer frente a los gastos de abogado y procurador. Y como el inquilino nunca abandona el piso de forma voluntaria, en los 30 días siguientes hay que pedir el lanzamiento (una comisión judicial acude a la vivienda para echarle). ?Conviene llevar también un cerrajero?, dice Vilacoba. En total, echar a un inquilino moroso cuesta hasta 3.000 euros y una media de nueve meses.El moroso profesional necesita generar confianza para perpetrar su fraude. Pedro Blanco (42 años), nombre ficticio, ganaba 4.500eurosnetos al mes y su compañera sentimental, Elvira García (36 años), 3.800 euros. No tuvieron problema en adelantar la renta de cinco meses (6.000 euros). Eso fue todo lo que ingresó durante los más de tres años que tardó el propietario en recuperar su casa. Meses sin cobrar, al principio con excusas: el ingreso está ya ordenado, es un problema del banco, un viaje, un problema de liquidez, una enfermedad repentina? Cientos de llamadas, esperas, discusiones. Y al final: ?No pienso pagarte y no tengo ninguna intención de irme, con lo bonita que está la casa y lo barata que me sale.Lo más que puedo hacer por ti es dejarte que vengas a darte un chapuzón a la piscinita comunitaria?.Carlos, de 42 años, lleva un año sin pagar. Al principio porque se quedó en paro. Ahora gana unos 600 euros al mes vendiendo seguros, pero no tiene ninguna intención de pagar. Está esperando a que salga el juicio y que le echen de la casa. Mientras, sigue viviendo a costa de su casero.





* ELPAIS.com - SANDRA LÓPEZ LETÓN 13/06/2008
Foto: Se Alquila, se vende, carteles Madrid - C.Alvarez, elpais.com

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

« »