Alquiler de vivienda: ¿A qué tiene miedo el arrendador?

Dic 29 • vivienda • 1135 Views • No hay comentarios en Alquiler de vivienda: ¿A qué tiene miedo el arrendador?

El mercado del alquiler de vivienda en España está lastrado por el miedo que tienen los arrendadores sobre el actuar de sus arrendatarios. Entre los principales miedos se encuentran el impago de alquiler, que el arrendatario subarriende la vivienda a otras personas o que la vivienda se utilice para usos que no están contemplados en el contrato

El mercado de alquiler de vivienda en España no es de los más desarrollados de Europa debido a que en nuestro país lo que prima en la vivienda es tenerla en propiedad. Además entre los arrendadores de vivienda existen muchos miedos, el principal de ellos el que los arrendatarios no paguen el alquiler.

Otro de los miedos, quizás diríamos mejor de las realidades, es que el arrendatario no respete el número máximo de personas que pueden habitar ese piso, llegándose a casos en los cuales los pisos se subarriendan a decenas de personas.

Un reciente estudio llevado a cabo por la inmobiliaria Alquiler Protegido pone negro sobre blanco sobre los miedos que acosan a los propietarios de vivienda que ponen la misma en alquiler.

El impago se sitúa en el podio de los miedos de los propietarios de vivienda, ya que muchos, y haciendo un auténtico encaje de bolillos tienen la renta que logran con el piso alquilado para pagar la hipoteca de la propiedad inmobiliaria en la que viven.

Otro de los hándicap que tienen que sufrir las personas que alquilan vivienda son los desperfectos que pueden ocasionar los inquilinos. Para evitar eso desde Alquiler Protegido se aconseja hacer un inventario completo de los bienes e incluir el mismo en el contrato.

En esos casos, para curarse en salud, también puede ser necesario incluir algunas cláusulas en el contrato de alquiler en los cuales se establezca que los desperfectos no causados por el uso deberán correr por cuenta del arrendatario.

Otro de los problemas de alquiler un piso, como ya hemos citado, es que el arrendatario a su vez subarriende la vivienda a terceras personas. Estos subarriendos no suelen tener huella documental debido a que suelen ser de palabra y manifiestamente ilegales.

Por último, un problema que también se puede dar: que el arrendatario utilice la propiedad inmobiliaria para otros fines que no sean los de residencia. Para evitarlo es necesario incluir en el contrato de alquiler cuál va a ser la función que se le va a dar a la vivienda.

No es raro que una vivienda que se ha alquilado como vivienda pueda llegar a ser utilizado como negocio y muchas veces no como negocio legal, pudiendo terminar siendo usado como un local de prostitución o de tráfico o para el consumo de drogas.

Fuente: 20 minutos    |    Imagen: Jen

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

« »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies