Actualización de Brasilia, disponible.

Ago 25 • Arquitectura, Construcción, Internacional • 1916 Views • 1 comentario en Actualización de Brasilia, disponible.

P. Vazquez

Aquellos de ustedes que manejen el ordenador con cierta frecuencia estarán habituados a que cada dos por tres aparezca una ventanita impertinente en la pantalla informándoles de que existe una actualización de tal o cual programa.

Por desgracia no sucede nada parecido en el mundo de los medios de comunicación y de la información en general. Cada día surgen ante los ojos del ciudadano una cantidad enorme de novedades informativas, pero rara vez se hace un seguimiento continuo y profundo de dichos sucesos o cuanto menos un recordatorio periódico de cómo va la cosa. Hablemos de Brasil, de Brasilia. Dentro de un par de años se cumplirán 50 de la fundación oficial de la nueva capital del país. Aquel momento tuvo que ser increíble: por fin se ponían en marcha los principios urbanísticos del Movimiento Moderno, y no sólo los arquitectónicos. Sin limitaciones, sin excusas.

Del concurso convocado en 1956 resultó vencedor el famoso plano de Lucio Costa, con su esquema en forma de cruz distorsionada, su autopista, su eje monumental y sus supercuadras para los bloques habitacionales. Luego, Oscar Niemeyer, miembro del tribunal del concurso en aquella época y actualmente arquitecto en ejercicio a sus 101 años (¿pueden creerlo?), remató la faena con los conocidos edificios institucionales, mientras que Roberto Burle-Marx diseñaba los espacios públicos. Todos ellos bajo el mecenazgo del presidente comunista Kubitshek, ideólogo de la capital. Brasilia iba a ser el ejemplo de los nuevos tiempos, el fin de las diferencias sociales. El Movimiento Moderno había triunfado. Desde el principio la ciudad fue objeto de interés, para bien y para mal, de iniciados y público en general, y en 1987 se la declara Patrimonio de la Humanidad, distinción que no tiene ninguna otra ciudad fundada en el siglo XX.

Ahora bien, ¿qué es “Brasilia”? ¿Solamente el “plano piloto” de Lucio Costa? Para resumir la situación digamos que en 2007 vivían en él unas 500.000 personas, mientras que en el resto del distrito federal había casi 2.000.000. ¿Qué significa esto? Pues lo que muchos de ustedes estarán pensando: que existe un enorme cinturón de asentamientos humanos alrededor de la ciudad original, muchos de ellos de carácter marginal. Brasilia, que fue pensada como una ciudad completa, o casi, ha pasado en 50 años a constituir una parte pequeña del total, un barrio más, el centro. Existen 16 ciudades satélite, algunas de las cuales empezaron a surgir con la propia construcción de la capital. Se estima que en aquella época llegaron unos 100.000 inmigrantes para levantar los edificios. Estos obreros, cuando terminó su supuesta labor, decidieron quedarse en sus barracas. Este fue el comienzo del proceso de “invasión” de tierras por parte de más y más personas que iban llegando a la ciudad. Paradójicamente se cumplía una de las intenciones de la nueva localización de la capital del país, que era redistribuir la población. Las autoridades no han tenido más remedio que ir legalizando estos asentamientos “espontáneos”, entre otras cosas para proteger al “plano piloto” de posibles invasiones. Parece que existe un extendido paisaje de rejas (seguridad de hogares y negocios) en las ciudades satélite, frente a los enormes espacios abiertos del “plano piloto”. Niemeyer se defiende diciendo que ellos, los creadores, no tienen culpa de nada, que las injusticias se derivan del sistema social. Puede que tenga razón. O quizás hayan concebido una ciudad utópica, y por muy construida que esté no puede dejar de ser utópica, de manera que con el tiempo la realidad ha ocupado el lugar que le corresponde. O tal vez la arquitectura e incluso el urbanismo no pueden tener un gran papel transformador de la sociedad frente a realidades superiores. Parece, por desgracia, que del mismo modo que si se explana una superficie de selva brasileña, al poco tiempo vuelve a surgir la vegetación, si uno borra a los desfavorecidos, o no los quiere ver, éstos acaban apareciendo. En las ciudades a las que muchos estamos acostumbrados, existe un centro histórico con un tejido fragmentado, de escala humana, mientras que las actuaciones contemporáneas, grandes edificios y parques metropolitanos, están en la periferia. Brasilia es como una ciudad del revés. Aquí en el centro “histórico” se disponen las explanadas descomunales. Y las viviendas de escala humana aparecen en los alrededores. Lo malo es que muchas de ellas son favelas. Esperemos que la próxima actualización traiga novedades más agradables.

Related Posts

One Response to Actualización de Brasilia, disponible.

  1. mateus dice:

    Muy bien .. ya vá sendo hora de actualizar la información sobre la capital. Hay una brasilia desconocida que el mundo debería ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

« »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies