¿CRISIS EN “U”, CRISIS EN “V”, CRISIS EN “L”…? EL URBANISMO Y LA CRISIS ESPAÑOLA

Sep 21 • Crisis inmobiliaria, Economía, Urbanismo • 2846 Views • 6 comentarios en ¿CRISIS EN “U”, CRISIS EN “V”, CRISIS EN “L”…? EL URBANISMO Y LA CRISIS ESPAÑOLA

ele

Raúl Lucas Iglesias
Técnico de Urbanismo de la Administración Local

Crisis. La palabra de moda, la situación de moda, la crisis que a todos a tomado por sorpresa: banca, políticos, ciudadanos… una crisis sorprendente. Una crisis “imprevisible”.

Hace años, sobre cinco aproximadamente, se estudiaban en las gráficas macroeconómicas como toda la economía española se mantenía a flote gracias al consumo interno (es decir, el de dentro del país) y como dentro de los subapartados del consumo interno sobresalía el consumo de las familias. El consumo de las familias era el más importante de los gastos que se daban en la economía “diaria” del país.

El consumo de las familias se veía representado por el gasto hipotecario, es decir, por la compra de la vivienda. La compra de la vivienda debido al ansia compradora de éstas, hizo que el precio se elevara en correspondencia con el movimiento de las curvas de oferta y demanda, haciendo ascender por lo tanto el punto de equilibrio entre ellas y teniendo como resultado el incremento antes señalado del precio de compra. El incremento constante de los precios (superior al 15% anual en muchos casos) agotó la fórmula de crecimiento y equilibrio de la economía española.

Hace cinco años se veía el fin del modelo de crecimiento del ladrillo. Nadie hizo nada, todos los que pudieron, sacudieron su bolsillo escuchando el sonido sordo de sus monedas golpeando unas con otras. Mientras, el Euribor subiendo. La burbuja explotó… “todo” el mundo se sorprendió y asustó y finalmente todos entramos en crisis. En España, estanflacionaria. ¿Qué tipo de crisis tenemos en España: una crisis en “U”, en “V” o en “L”?

Una crisis en “U” implica (como indica la forma de la letra) una bajada de la economía rápida, pero en cierta medida gradual, que la lleva a tocar fondo para rápidamente ascender, de nuevo gradualmente hasta encontrar de nuevo el punto de equilibrio.

Una crisis en “V” supone una caída generalizada y brusca de la economía que continúa hasta un ascenso tan vertiginoso como la caída que la ha permitido.

Una crisis en “L” presenta el peor de los escenarios posibles: una caída radical de todos los indicadores que lleva a la economía a tocar un fondo del que no se sale, o al menos, no se sabe cuando se va a salir (léase la crisis japonesa que desde hace más de diez años asola la economía nipona y que ha llevado en las últimas semanas a la derrota del komeito).

Desde aquí se invita a que el lector observe los indicadores españoles correspondientes a la economía nacional y que los compare con los del entorno de la Unión Europea. Suponemos, que el avezado lector descubrirá que nuestra crisis, es una crisis en “L”. Llámela si quiere a la española, que requiere de un cambio del sistema productivo e industrial español, de un cambio generalizado de los tres sectores económicos y de la creación de un sistema de crecimiento económico no basado en lo coyuntural.

Related Posts

6 Responses to ¿CRISIS EN “U”, CRISIS EN “V”, CRISIS EN “L”…? EL URBANISMO Y LA CRISIS ESPAÑOLA

  1. aliiiiiiiiiiiiiiiiii dice:

    en la primera linea del articulo: «Crisis. La palabra de moda, la situación de moda, la crisis que ha todos», menuda errata ha jugado el correcto de word, meter a con hache, XDDD.

    que mala es la tecnología

  2. aliiiiiiiiiiiiiiiiii dice:

    de todos modos se me olvido decir que el articulo esta bien, saludoooos

  3. Anonimo Descubierto dice:

    Lamentablemente sigue habiendo mucha gente que sigue mezclando «las churras con las merinas» y, creanme, no tiene nada que ver una cosa con la otra.
    Hasta que no nos demos cuenta de esto continuaremos mareando la perdiz.
    Saludos

  4. Joseph dice:

    Además de ese gráfico en forma de letra «L» tenemos una clase política que no nos merece. No merece la credibilidad de la gente honrada que paga puntualmente sus impuestos, tasas, precios públicos y otros impuestos que menoscaban el poder adquisitivo de las familias. Es más, soportan, las familias, de forma estoica el elevado coste de la vivienda, de la enseñanza -aunque pública-, de la vida diaria y esos prebostes insignes, los políticos, que dicen actuar en beneficio de todo el conjunto de la sociedad siguen utilizando sus prebendas para refugiarse de la crisis que nos azota.

  5. Carmen López dice:

    «El consumo de las familias se veía representado por el gasto hipotecario, es decir, por la compra de la vivienda. La compra de la vivienda debido al ansia compradora de éstas»

    Ansia compradora de estas?? de las familias?? ansia de embarcarse en una hipoteca en la que se le va todo el sueldo.. teniendo que hacerlo por supuesto en pareja «familia» y luego tirar de los padres para poder comer??… ansia compradora lo que debería de ser un derecho.. «DERECHO DE VIVIENDA DIGNA»… ¿de que estamos hablando, de los especuladores o de gente que quiere independizarse y formar una familia?…no olvidemos quien se ha enriquecido con todo esto y quienes pagan el pato!!!
    Lo que está claro es que el sistema no funciona!!!
    Lo más tremendo es acusar a las familias de las subidas criminales de todo lo relacionado al ladrillo.
    Cada uno lo vé del lado que quiere.

  6. Channery dice:

    And I thought I was the sensible one. Thanks for setting me satrihgt.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

« »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies