El uso de la bicicleta es posible

Dic 21 • Colaboraciones, Sostenibilidad • 1854 Views • 1 comentario en El uso de la bicicleta es posible

bicicleta

José Manuel Feliz

Técnico Urbanista

La idea, que de algún modo se hará realidad en el futuro, de potenciar y combinar dos modelos de transporte como el automóvil y la bicicleta parece ir en clara acuerdo con una visión lógica conjunta de una mejora de la calidad de vida de las ciudades en general.

Por ello, he pensado en resucitar este artículo para enlazarlo con el acontecimiento ofrecido sobre la cumbre danesa que se ha celebrado recientemente y, de este modo, tener una visión más amplia sobre el problema acuciante que padecen una serie de ciudades de tipo medio en España.

Hasta ahora la sensación, o mensaje, que el usuario percibe de la utilización de un medio de transporte privado y privativo -por su consumo tanto de combustible como de espacio físico- era de libertad e inmediatez en los desplazamientos cotidianos, es decir los cortos.
Ahora bien, debido al incremento de conductores y del parque automovilístico en los últimos tiempos esa sensación está en entredicho porque el deseo de todos a la par de desplazarse de una forma rápida y autónoma dentro de un marco territorial y físico como es una ciudad de tamaño medio hace que se produzcan más tiempos de espera y la imposibilidad de poder estacionar en muchas ocasiones. Pero hemos de tener en cuenta una serie de datos objetivos que condicionan el uso de este tipo de transportes. Entre estos datos objetivos se encuentra una buena planificación de la ciudad. Resulta evidente que los nuevos desarrollos industriales o de suelo productivo han de encontrarse dentro de unos determinados ámbitos debido a las exigencias que los mismos pueden generar, pero una buena planificación del sistema viario que actúe como elemento de interconexión y fomente el uso de alternativas al vehículo privado, puede constituirse en una herramienta valiosa de cara a aportar soluciones a los problemas heredados de otras etapas anteriores, cuando no se tenían en cuenta los mismos.

En otro orden de cosas, existe la posibilidad de hallar condicionantes morfológicos, topográficos o estructurales que agoten las posibilidades de realizar -fomentar- un uso racional del vehículo particular. No obstante, no han de erigirse los mismos en obstáculos insalvables de las buenas pretensiones que acompañan a los creadores de tales iniciativas puesto que por medio de incentivos (la ayudas dirigidas a subvencionar de forma parcial la entrega de la compra a domicilio desde una cantidad inicial más baja, por ejemplo) a aquellas actividades -comercio, oficinas, etc.- se puede lograr un éxito parcial. Parcial, porque en gran medida que corresponde a uno mismo ponderar la necesidad de desplazarse de una forma u otra, perder el sentido del ridículo cuando se va en bicicleta al trabajo o la compra, por tanto, hacer un uso mejor pensado de medios motorizados cuando sea necesario no únicamente atendiendo a criterios económicos.
Ahora bien, parcial porque todo ello ha de acompañarse de programas e iniciativas públicas que informen, fomenten y desarrollen -ejecuten- políticas sobre medios de desplazamiento más racionales y con un menor consumo de espacio y energía.

Para finalizar, podemos hablar de condicionantes climatológicos que tienen una gran presencia en esta zona de España con un clima extremo -continental- y por ello hacen de la bicicleta una forma de desplazamiento poco atractiva. Aunque encontremos estos condicionantes, muchas veces parciales, la introducción de un medio de transporte individual como lo es la propia bicicleta, no supone en modo alguno una distorsión para el desarrollo de la vida cotidiana.

Creo que la imagen que adjunto es bien significativa porque en ciudades más grandes el medio substitutivo natural de la bicicleta lo constituye la motocicleta debido a otros condicionantes como las distancias, la inseguridad o la falta de coherencia a la hora de introducir este medio en un ambiente hostil.

A pesar de todo, nos podemos tomar la molestia o el gusto de comprobar que se puede vivir un día sin utilizar exclusivamente nuestro vehículo privado.

La conclusión la conocemos todos aquellos que frecuentamos este blog y se podría resumir bajo esta frase:

“No existe un desarrollo sin un equilibrio”…

Related Posts

One Response to El uso de la bicicleta es posible

  1. Buenas! Creo que estamos ante un problema cultural, ya que como bien sabrás la bicileta se utiliza en muchos paises y en ciudades con climas extremos o poco agradables o bien en grandes ciudades como en China. Por eso yo creo que culturalmente estamos acostumbrados al coche y no valoramos medios de transorte individul alternativos como la bicicleta.

    Desde Valladolid parece que muy poco a poco se avanza en este tema, la red de carriles bici aumenta cada año y ya no es raro ver circular biciletas por la ciudad a diario.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

« »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies